Jueves, Mayo 23, 2024
FRONTERAInternacional

Tacna vive crisis de migrantes venezolanos ilegales sin precedentes

Ante la crisis migratoria sin precedentes que aqueja a Tacna, las autoridades están solicitando ayuda urgente a la Organización Internacional para Migraciones (OIM) y a la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), con el fin de empadronar a los miles de venezolanos indocumentados que deambulan en los parques, rotondas (óvalos), avenidas y plazas, y en la misma línea de la frontera con Chile, provocando graves problemas sanitarios que estarían fuera de control.

La solución que se baraja es un traslado masivo humanitario desde Tacna a Lima  y desde allí devolverlos a su país. Lo cierto que esos miles de ilegales no pueden ingresar a Chile por la estrecha vigilancia militar en la frontera.

En Tacna se multiplican los operativos de la Policía, la Fiscalía y la Municipalidad Provincial, para identificar a los indocumentados, evitar la comisión de delitos y en definitiva responder al clamor de la comunidad que exige el desalojo desde los espacios públicos convertidos en letrinas.

La jefatura policial de Tacna destacó contingentes policiales extraordinarios para reforzar el servicio en la línea de frontera con Chile, tanto en Santa Rosa y Francisco Bolognesi. También se extremó el servicio en las inmediaciones de los hitos 8, 9, 10, 11 y 12.

Mientras tanto se multiplican los desalojos en los espacios públicos y se vuelven a instalar con sus carpas en la Plaza Miguel Grau, donde se observa gente aseándose semidesnuda, ropa puesta a secar en las bancas y muchos haciendo sus necesidades fisiológicas en las áreas verdes.

Se han identificado los puntos de concentración masiva de familias  venezolanas indocumentadas, entre ellos la plaza de la Junta Vecinal Miguel Grau, el óvalo conocido como El León (ingreso norte de la ciudad), el llamado Sardinel  de la avenida Hipólito Unanue, alrededores del Coliseo Perú, cercanías del Cementerio General, balnearios y cerca de las principales parroquias de Tacna.

Dejar una Respuesta